La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos.

Juan Pablo II

Nombre Completo (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Dirección

Mensaje